fbpx

Pases Magicos Carlos Castañeda

El Nagual Carlos Castaneda ha sido el autor que difundió el conocimiento de un linaje antiquísimo del México antiguo, un interesante y milenario conocimiento que ha sido actualizado de generación en generación, adaptándose a los tiempos actuales: La Tensegridad de Carlos Castaneda

En este artículo haré uso de la información que he recabado de los diferentes seminarios y entrenamientos que he recibido durante 25 años de estar en este camino. Y hablaré de mi experiencia personal al practicar este conocimiento.

3 Artes de la Tensegridad

La Tensegridad tiene 3 Artes: Los Pases Mágicos, ejercicios de recapitulación o acecho y ejercicios de Ensueño. En este artículo hablaré del primer arte: “Los pases Mágicos”

Tensegridad es un término prestado de la arquitectura y es el nombre que se le da a la versión moderna de los pases mágicos: posiciones y movimientos del cuerpo y respiraciones que fueron ensoñados y acechados por hombres y mujeres videntes que vivieron en México en la antigüedad. Estos movimientos fueron enseñados a Carlos Castañeda, Florinda Donner-Grau, Taisha Abelar y Carol Tiggs por su maestro, don Juan Matus, un indio yaqui de Yuma, Arizona y Sonora, México, y el heredero de un linaje de videntes que se originó en el México Antigüo.

La palabra Tensegridad proviene del arquitecto, ingeniero, científico y ensoñador a quien Carlos Castaneda conocía y admiraba: R. Buckminster (“Bucky”) Fuller. Él describió la tensegridad como una combinación de integridad tensional, las fuerzas que actúan en una estructura que es formada por una red finita de compresión, o elementos rígidos, interconectados a través de elementos tensores o elásticos que dan a la estructura su integridad general.

Debido a esta propiedad elástica de las interconexiones, cuando un elemento de la estructura de tensegridad se desplaza, este desplazamiento se extiende por toda la estructura, y todos los demás elementos también se desplazan, o se adaptan a una nueva configuración, cediendo a estos cambios sin romperse.

Los estudiantes de Don Juan encontraron este proceso, la tensegridad, como una perfecta descripción de la práctica moderna de los pases mágicos y de la forma de ser que les enseñó Don Juan Matus. En el caso de los pases mágicos, la Tensegridad se refiere a la interacción de tensar y relajar los tendones y músculos, y sus contrapartes energéticas, de una manera que contribuye a la integridad general del cuerpo como unidad física y energética.

En el caso de la vida diaria, los estudiantes de don Juan dijeron, que la tensegridad es un arte: el arte de adaptarse a la propia energía y a la energía de los demás de una manera que contribuya a la integridad de la comunidad que somos, como individuos y como seres que sienten.

En el tiempo que tengo practicando este conocimiento, se nos ha dicho que Los Pases Mágicos son una serie de movimientos corporales y respiraciones que fueron encontrados por un linaje de chamanes de México. De acuerdo a Carlos Castaneda, estos chamanes pertenecieron a un linaje de 25 generaciones de antigüedad cuyo conocimiento fue transmitido de generación en generación.

“Todo comenzó con una simple investigación sobre la naturaleza de una increíble sensación de bienestar que, al encontrarse en estados de conciencia acrecentada o ensueño, experimentaban aquellos chamanes cuando mantenían determinadas posiciones físicas, o cuando movían su cuerpo o sus miembros de una manera específica. Ésa sensación de bienestar era tan intensa, que el deseo de poder repetir esos movimientos mientras se encontraban en un estado de conciencia normal se convirtió en el centro de todos sus esfuerzos.” *1

Pases Mágicos

“En un principio creyeron que era un estado de bienestar creado por el ensueño pero, al tratar de repetir este estado anímico, descubrieron que era imposible hacerlo. Entonces se dieron cuenta de que siempre que tenían esta sensación de bienestar, al estar ensoñando, estaban inmersos en movimientos. A través de muchas penurias, comenzaron a reconstruir los movimientos que recordaban. Sus esfuerzos fueron recompensados”. *1

“Animados por su éxitos fueron capaces de recrear cientos de movimientos que practicaban sin tratar jamás de clasificarlos en un esquema comprensible. La idea era que los movimientos ocurrían espontáneamente, durante el ensueño y que había una fuerza que guiaba su efecto sin ninguna intervención de su volición. Explicaron que esta fuerza es un factor aglutinante que une nuestros campos de energía para convertirnos , así, en una unidad coherente”.*1

Poner un dique al flujo del pensamiento

El hombre tiene la idea de que las cosas no cambian y que son para siempre, que el universo entero es absoluto e inmutable, esa es la forma como nos conducimos. No nos ponemos a revisar que estas ideas pertenecen a un mundo muerto. Por otro lado un mundo vivo está en flujo constante. Se mueve; cambia; se contradice.

Los Pases mágicos son mágicos porque al practicarlos, el cuerpo se da cuenta de que el mundo en lugar de ser una línea invariable de afinidades, es una corriente, un flujo. Y si el mundo es un flujo, una corriente, esa corriente puede detenerse. Se puede colocar un dique para detener o desviar su flujo. Al practicar los Pases Mágicos, estamos alterando la estructura básica de nuestro ser. Le estamos poniendo un dique al flujo que nos enseñaron a considerar como inalterable.

Un ejemplo de esto es lo que observó Carlos Castaneda sobre Don Juan. Lo que se esperaría de alguien de la edad de Don Juan sería que fuera un viejo indio lleno de incertidumbres, frustraciones, con una mala dieta y presión arterial alta, un corolario aceptable para personas de su edad. Por el contrario no tenía ningún problema físico, no porque fuera más fuerte que el hombre común o por su marco genético, si no porque los Pases Mágicos hicieron que rompiera con los patrones de comportamiento que dan como resultado presión arterial alta. Cada vez que Don Juan Practicaba los Pases Mágicos estaba bloqueando el flujo de expectativas y comportamiento que a su edad, normalmente da por resultado enfermedades y presión alta entre otras cosas.

“Por un lado, repudiaba con todas mis fuerzas los disparates que don Juan verbalizaba, sin embargo, por otro lado, no podía evitar darme cuenta de los certeros que eran sus comentarios. Don Juan era viejo, y, no obstante, no era en absoluto viejo. Era años más joven que yo. Estaba libre de pensamientos engorrosos y de patrones de hábitos. Recorría a voluntad mundos increíbles. Él era libre, mientras que yo era prisionero de innumerables patrones y hábitos, de consideraciones mezquinas y frívolas acerca de mí mismo.” *2

Clases de Introducción a la Tensegridad de Carlos Castaneda
Serie de 2 clases Grabadas

La Tensegridad de Carlos Castaneda

Quiero saber más sobre estas clases

¿Para qué sirven los pases Mágicos?

Silencio Interno, Plenitud y Bienestar


Don Juan decía que, a través de sus prácticas de ensueño, los chamanes del México antiguo descubrieron que ciertos movimientos promueven aún más el silencio, y crean una sensación de plenitud y bienestar. Esta sensación los cautivó tanto que se esforzaron por repetirla en sus horas de vigilia. *1

En el aspecto práctico, para esos chamanes, Los Pases Mágicos eran genuinas avenidas que los preparaban para navegar en lo desconocido. Establecieron un criterio básico para practicarlos, el mismo criterio que se observa hoy en día para practicar la Tensegridad. Este criterio se llama saturación, y significa bombardear el cuerpo con una profusión de pases mágicos para así permitir que la fuerza que nos une nos guíe, creando un máximo de efecto total.

Los Pases Mágicos, son el resultado de un estado en el que la mente no interviene. O más bien, son el resultado de haber desconectado la mente.

Don Juan decía que había 5 asuntos en la vida de esos chamanes alrededor de los cuales giraba su búsqueda del conocimiento silencioso. Uno de esos temas era Los Pases Mágicos. Los otros 4: El centro de decisiones ( ubicado en la base del cuello), La recapitulación, El ensueño y el silencio interno. Existen series de Pases Mágicos para cada uno de estos 4 elementos.

Destreza física y mental

Lo que lograron los chamanes al practicar esos movimientos, fue un incremento de su destreza física y mental. De acuerdo a Carlos Castaneda, su maestro, el Nagual Juan Matus decía que estos movimientos no son ejercicios físicos o meras posturas del cuerpo, son verdaderas tentativas para alcanzar un estado óptimo de ser. Decía que el intento de miles de chamanes se extiende a través de estos movimientos. *2

Redistribución de Energía

En múltiples seminarios se nos ha explicado que los chamanes del México antiguo eran videntes, cuando veían al ser humano, lo veían como una esfera luminosa. Decían que cuando somos pequeños, nuestra energía está distribuída alrededor de esa esfera.
Con el paso del tiempo, con el estrés de la vida cotidiana, las preocupaciones, entre otras cosas, nuestra energía se empieza a dispersar hacia la periferia de nuestra esfera luminosa. Y esto ocasiona que nos sintamos, desvitalizados, sin energía.

Al practicar los Pases Mágicos, esa energía que estaba en la periferia de la esfera luminosa, regresa a nuestros centros de vitalidad. Los centros de vitalidad son el área donde se ubica: hígado, páncreas, vaso, riñones, la matriz en las mujeres y el centro de decisiones: el pequeño hueco ubicado en la base del cuello.

Cuando redistribuimos nuestra energía hacia los centros vitales, recuperamos nuestra vitalidad, energía, tenemos un mayor equilibrio en nuestra vida. Esto genera un equilibrio, lucidez mental y destreza física. Es por eso que al practicarlos, puedes sentir un levantón de energía.

El ser humano no considera en ningún momento la energía. En este camino consideramos y valoramos bastante nuestra energía. Para este linaje, el éxito estaba determinado solo por la posibilidad de acceder o no acceder a la energía. Dado que no podemos incrementar nuestra energía, la única vía era redistribuir esa energía. Y este proceso de redistribución comienza con Los Pases Mágicos.

Por mi parte, como practicante de este conocimiento, puedo decir que el simple hecho de practicarlos, ya sea que creas o no en sus beneficios, te pone en un estado de bienestar, inmediatamente sientes un levantón de energía. Esto es muy claro cada vez que los practico, por ello sigo practicándolos en forma constante.
Generalmente por las tardes es cuando mi energía empieza a mermar, después de mi siesta de 20 minutos, me levanto y los practico, al terminar suelo tener energía, para el resto de mis actividades laborales. Me permiten concentrarme y trabajar por varias horas más.

Ciertamente la Tensegridad es un camino que vale la pena practicar, en el caso de los Pases Mágicos, realmente son mágicos, no tienes que creer en ellos, solo practícalos y observa lo que tu cuerpo experimenta. No olvides recordar cómo te sentías antes de practicarlos, para que cuando termines, veas la diferencia.

*1 Carlos Castaneda – Pases Mágicos.
*2 Carlos Castaneda – Silencio Interno

¿Quieres dejar alguna pregunta, comentario o recibir notificación de nuestros futuros eventos de Tensegridad? Llena el siguiente formulario.

La Recapitulación

Los chamanes afirman que un verdadero cambio de comportamiento solo puede lograrse a través de la Recapitulación, como único vehículo que puede acrecentar la consciencia.

recapitulacion carlos castaneda

El Ensueño

Los chamanes del México antiguo consideraban el ensoñar como un arte extremadamente sofisticado . Lo llamaban también el arte de desplazar el punto de encaje de su posición habitual, a voluntad, a fin de expandir y acrecentar la gama de lo que se puede percibir.

Soñar despierto , ensoñación
Funnel 1 Bienvenidos

5 comentarios

  1. Tengo 15 años en practicar los pases mágicos y si son mágicos. Físicamente me siento fuerte y flexible. Mentalmente me siento con una sensación de libertad y veo con más claridad. Energéticamente. Me siento más vital

    • Gracias Mauro por compartir tu experiencia en la práctica de Los Pases Mágicos. Efectivamente, es cuando comprobamos porqué se les llama mágicos.

Los comentarios están cerrados.