Práctica de Tensegridad de Mujeres: “Ensoñando un consenso de silencio”

flor_mujeresDomingo 25 de Octubre del 2015
11 a 14 horas
Kramer

“El afecto es la más alta forma de inteligencia”
Carol Tiggs

¿Si las mujeres consiguieran mediante la disciplina detener su flujo de pensamientos ¿qué no serían capaces de ver?

Las mujeres están capacitadas para detener el flujo de pensamientos y pueden ejercitarlos con facilidad. El problema es que la mujer no es persistente. Ese estado lo ha logrado a medias, simplemente porque son mujeres sin esfuerzo.
Su indiferencia es el resultado de la socialización. La idea es entrar en silencio con un propósito plenamente consciente y dirigido. Para ello la mujer necesita disciplinarse.

¿Qué ocurriría si una masa suficiente de personas acometiese la revolución de estar en silencio? Es el momento de considerar otras posibilidades distintas a las que nos han dado.

Carlos Castaneda / seminario de mujeres. Los Angeles, Ca. 1996

El propósito de esta práctica es entrar en un estado de silencio para conectarnos con nuestra matriz y desde allí poder revisar aspectos prácticos de la vida cotidiana donde sentimos que hay algo que ajustar. Puede ser en el área del trabajo, la relación con nosotras mismas, la relación de pareja, la relación con otras mujeres. Cosas que estemos viviendo en estos momentos que requieran atención.

Practicaremos Los Pases Mágicos que nos permitirán entrar en silencio y nos conectarán a nuestro ser energético, a nuestra matriz y desde allí realizar ejercicios de acecho y ensueño.

Comparte con nosotras aquello que nos une y congrega como mujeres vinculadas a la energía del Universo.

Mujer,
Cuerpo de agua clara
Que se desliza
A través del viento.
Van brotando a tu paso
Flores con tu sonrisa,
Y del perfume que emana
Tu piel suave,
Florecen tus labios
De rosa encendida.
Inventas al mundo
Y al paisaje febril
Con tu mirada.
Y sí el aire canta
Toca su ritmo
Con tu andar
De mujer hermosa.

Anónimo

Esta práctica será el primer paso para ensoñar la práctica de fin de año de Mujeres. En esa práctica nos conectaremos con mujeres de varias partes del mundo incluyendo Rusia, Italia y Berlín.

Te esperamos
¡¡¡Mujeres en el Intento!!!

Lugar: Colegio Great Union Institute
Kramer 74 Col. Atlántida, Coyoacán (entre División del Norte y Calzada de Tlalpan, muy cerca del cruce de Miguel Ángel de Quevedo y División del Norte y a 7 minutos del metro Taxqueña)

Costo: $50 pesos
llevar ropa cómoda, cuaderno, pluma y agua para tomar.

Informes
Mónica Sofía: Tel. (55) 5336 3570
monica@areaestrategica.com

Claudia Juárez: Tel: (55) 3401 0376
claujf88@hotmail.com

Quiero encontrar al hombre con quien viva unida y feliz y que ambos alcancemos a realizar nuestros objetivos comunes.

parejaP: Quiero encontrar al hombre con quien viva unida y feliz y que ambos alcancemos a realizar nuestros objetivos comunes. Pero algo siempre lo obstruye. ¿Cuál es tu consejo para mí?

En mi línea familiar paterna, las mujeres nunca trabajaron, eran amas de casa. Ellas criaban a los niños e hicieron el trabajo doméstico. Y sus maridos les apoyaron financieramente.

En mi línea familiar materna hay una historia diferente: mi abuela siempre trabajaba y era una “mujer de ciencia”, pero a mi mamá nunca le gustó esto. Cuando mi mamá nos crió a mí y a mis hermanas, ella ansiosamente quería que su marido (mi padre) la sustentara totalmente, proporcionándole el dinero suficiente para quedarse en casa y ser un ama de casa.

Pero esto no sucedió tal y como mi madre quería:

Mi mamá se quejaba a menudo de su vida tan miserable. Ella nos dijo de niños, que nuestro padre siempre la explotó y que no le daba nada a pesar de que dedicó su vida a él … Además, mi mamá se quejaba de una constante falta de dinero debido a los problemas financieros en el trabajo de mi padre. A veces no recibía su salario y lo veíamos como a un perdedor.

Yo escuchaba todas las quejas de mi Madre y decidí que nunca cometería el mismo error que mi madre- ¡yo nunca dedicaría mi vida a un hombre sin obtener algo valioso de él! Así que me negué la historia de mi madre y la de mi línea familiar: ¡Yo no quería depender de los hombres para mantener a los niños o estar a la espera de que me dieran dinero!

En cambio me puse a buscar un nuevo “modelo a seguir”. Y al tener sólo 12-14 años de edad, confiando totalmente en el amor y las relaciones, encontré uno en la heroína de un libro titulado, ‘Emmanuel’. Ella era sexy, libre, fácil de tratar y feliz . Siempre tenía dinero porque los hombres le daban todo, hombres que la encontraban como la mujer más bella, sexualmente avanzada y la mujer más libre que habían conocido nunca. Decidí ser como ella.

En ese momento, yo veía que a pesar de que mi “ideal” no era que los hombres me sustentaran, mi deseo de ser como Emmanuel caía dentro del paradigma de mi madre: “que los hombres se ocuparan de mí”. En ese entonces no veía que mi madre quería apoyo masculino a cambio de amor e hijos, mientras que Emmanuel negociaba apoyo masculino a cambio de sexo liberador. Además, yo no vi entonces que la historia de ‘Emmanuel’ era una fantasía masculina y no una realidad femenina respetando las necesidades y los deseos más profundos de mí misma.

Independientemente de esto, me esforcé en adoptar este nuevo papel. Yo era diferente de Emmanuel; donde ella era hermosa, elegante y encantadora, yo era torpe y suprimida. Ni siquiera podía aceptar una flor de un niño. Me sentía fea y vergonzosa.

En mi familia yo era la tercera de 4 hermanas, y no era considerada “hermosa”, ni “inteligente”, ni “valiente”; Yo era la “amable”. Así que decidí entonces ser bonita, inteligente y valiente y encontrar a un hombre rico.

Llegó el tiempo de la preparatoria, y varias de mis compañeras de clase conocieron a chicos ricos. Esos hombres les daban regalos de lujo, les compraban ropa elegante, pieles, e incluso coches. Pero yo no tenía nada – ni novio rico ni auto. Mi familia no me enseñó esto por lo que yo nunca lo intenté. Siempre esperé a que los chicos (no importaba quién) se fijaran en mí. Y por lo general, me retiraba y nunca me empujaba a mí misma hacia adelante, por lo que estaba sola; nadie parecía estar interesado en mí.

Así que decidí tener más confianza en mí misma sexualmente, y ser más atractiva para los hombres. Después de la preparatoria encontré fácilmente un empleo. No era interesante, pero me proporcionó algo de dinero. Empecé a comprar ropa bonita y visitar clubes nocturnos para encontrar a hombres para una noche de aventura. Pensé que sería útil para sentirme más segura y libre con los hombres, como Emmanuel. Pero después de un tiempo corto de hacer esto, sentí que yo no era como ella, y el sexo de una sola noche no era bueno para mí; que era cualquier cosa menos algo agradable – no era agradable y fue incluso peligroso. Fui capaz entonces de tener amistades con varios chicos; ninguno de ellos era tan rico como yo quería, pero al menos tenía opciones en mis amistades varoniles.

En este período de mi vida, empecé a leer los libros de Carlos Castaneda, a practicar Tensegrity® y participar en seminarios de Tensegrity®. Me di cuenta de que quería vivir mi vida con mi esencia energética, ser genuina conmigo misma y no ser gobernada por modelos de comportamiento y escenarios de vida de alguien más.

En ese momento, yo tenía una amiga que tenía varios novios ricos, dinero y un auto. Ella propagaba el principio – “El hombre DEBE dar a la mujer todo lo que ella quiere, sobre todo dinero, coches y joyas”. Vi que a pesar de que ella tenía todas esas cosas, ella seguía siendo infeliz. Y decidí tomar como verdad el no ser como ella. Allí en ese momento deseché mi prototipo de Emmanuel y el de mi Madre de encontrar a un hombre que me diera dinero. ¡Entonces me di cuenta de que podía y quería sostenerme!

Con este cambio de perspectiva, ayudado por mi trabajo en Tensegrity®, aún me sentía insegura. Por primera vez en mi vida estaba de pie, sin un modelo a seguir. Estaba abriendo por completo la puerta a un nuevo mundo.

En este momento, tengo 37 años, y he estado en un “recorrido de relaciones” y he realizado “mi ideal ” que establecí hace algunos años en mi juventud. Ahora, a partir de mi propia experiencia de vida, puedo decir honestamente que no quiero depender de los hombres para los niños ni para las finanzas. Y a pesar de que quiero más que la simple amistad de los hombres que ahora tengo, todavía no sé cómo hacer para conseguir un tipo de relación nueva y diferente.

Tengo muchas ganas de conocer a un hombre que sea como yo, que tenga intereses similares, alguien con quien pueda vivir y dar vida a proyectos comunes – viajar y tener una investigación energética.

Me gustaría tener a un hombre que me entienda a mí y a mis objetivos de vida; él debe ser generoso, activo, amigable, dispuesto a evolucionar … Y sé ahora, después de todas mis experiencias, que soy capaz de elegir mejor al “hombre adecuado “, pues ya no estoy en el lugar de aceptar al primer hombre que me diga: “hola”, como solía hacerlo.

Recientemente he tenido varias relaciones cortas con hombres. Cada vez que he sentido que un hombre es afín a mí, no he experimentado la necesidad interna de casarme. Más bien, quería que fuéramos sólo amigos, probablemente, tal vez, porque había complicaciones sustanciales – uno de ellos vivía muy lejos y el otro ya estaba casado.

En este momento, me siento un poco confundida. Siento que una parte de mí todavía se aleja de relaciones profundas, porque tengo miedo de repetir la historia de mi familia y la historia de mis padres. Esa parte de mí me hace sentir miedo de ser “gentil” y “amable”, mi vieja familia me etiqueta , dar todo lo que hay en mí a un hombre, entregarme a él totalmente y perderme.

Y sin embargo, otra parte de mí me jala hacia una relación cercana con alguien donde construyamos y creemos algo – una relación de pareja comprometida, tener un objetivo con suficiente espacio para la expresión individual.

Actualmente me siento – en una “relación de limbo”, entre empujar y a la vez jalar la relación hacia mí.

¿Cómo puedo equilibrar estas partes de mí que están en conflicto?- ¿Cómo puedo ir más allá del miedo de entrar en una relación con un hombre y establecer un nuevo tipo de relación bajo mis propios términos?

_____________

Respuesta: Antes que nada, por favor, no te consideres sola en esta situación. Muchas mujeres modernas tienen la misma pregunta / luchan mientras dejan atrás viejos paradigmas de comportamiento femenino en favor de nuevas formas de ser y de comportarse con sus parejas.

En algunos años más, las mujeres jóvenes sabrán cómo vivir un nuevo tipo de relación de pareja, porque habrá décadas de generaciones de mujeres que ya lo habrán hecho. En este momento, tú eres la generación que está construyendo la nueva ola de relación, así que no te pongas triste, sé feliz y valiente porque estás a la vanguardia, en la cresta de una nueva ola.

Y por favor no asumas que los hombres van a pavimentar el camino hacia tu nuevo horizonte. Ellos probablemente no lo harán. ¿Por qué habrían de hacerlo? Ellos han estado viviendo y se han beneficiado del paradigma actual de relación desde hace siglos; ¿por qué habrían de cambiar?. La mayoría de ellos ni siquiera sienten la necesidad de hacerlo.

Afortunadamente, hay un nuevo tipo de hombre floreciendo en la escena. Y éstos, como tú, quieren cambiar o eliminar el estereotipo de hombría de moda – sin emociones, siempre teniendo que ser fuertes, nunca vacilar ni dudar, siempre el fabricante de dinero – tanto como tú quieres cambiar tu parte femenina – siempre sumisa, sin cuestionar jamás, linda para ser vista, pero sin interés, sólo centrada en los niños y en quedarse en casa.

Así que tu nuevo trabajo es abrazar plenamente a tu ‘nueva mujer’ en tu interior y encontrar a este nuevo tipo de hombre y acercarte a ellos de manera diferente a la forma como te has aproximado antes.

Tu búsqueda de ellos en los bares, como lo has hecho, probablemente no te dará los mejores resultados. El tipo de hombres que van a esos lugares oscuros, puede ser que se escondan detrás del humo y la intoxicación para presentar una mejor imagen de sí mismos, en vez de su forma natural de ser.

Es mucho mejor ir a lugares iluminados, lugares abiertos para conocer y bailar. Mucho mejor aún es participar y desarrollar tus propios intereses y ver quién te encuentras allí. Esto podría ser desde deportes, arte, poesía, toma una clase, asiste a un club de lectura de libros, únete a un club de cine, se voluntaria para ayudar a los animales, a niños o ancianos. Desarróllate a ti misma, desarrolla un “nuevo” ser lleno de todas las cosas que has soñado en la vida alguna vez y que tienes todavía que hacer. De esta manera, estarás preparando tu “mejor nuevo” ser para encontrar la “mejor nueva” pareja. Estarás reemplazando tu confuso, frecuente e impotente estado de ánimo, que está en constante búsqueda del ser amado, por una acción sólida y dirigida.

Sé mejor, haz algo que ames hacer, porque no hay mejor afrodisíaco o mecanismo para la atracción que ser testigo de alguien que se siente pleno. Además, si encuentras a alguien interesante mientras haces esto, los dos van a comenzar su amistad/relación al tener algo en común, posiblemente compartiendo algo que amen hacer. Desde este punto en adelante, las conversaciones pueden comenzar libremente y evolucionar; pueden planear verse una próxima vez sin que sea una cita; pueden permitirse “gustarse” uno al otro primero en vez de solicitar a ti misma o a él caer enamorado.

Y por favor, tómense su tiempo para desarrollar algo lentamente – deseas pasar el resto de tu vida con esta persona o tener un compromiso aún no definido – por lo que entra en éste compromiso y déjalo crecer. En la mejor de las relaciones tu construyes una ”tercera entidad” o un espacio entre ustedes; una persona no hace, ni debe convertirse completamente o superponerse al otro. Así que construye este “tercer espacio” de forma segura, con humor y risa, con buenos momentos, paseos por el parque, compartiendo tus sentimientos más íntimos, los tuyos y los de él, sus altas y sus bajas.

Y por favor, a pesar de la urgencia de tener intimidad completa; que puede surgir muy temprano, por favor abstente de tener relaciones sexuales hasta que pase uno o dos meses. De tal forma que no haya ningún error de que ambos están en la relación por las mismas cosas – una fuerte amistad y compromiso – y que son compatibles en su acercamiento a la vida – que ambos están dispuestos y son capaces de trabajar juntos a través de los altibajos que la vida trae.

Y en esos primeros encuentros con tu posible ser querido – hazle preguntas sobre sí mismo. Mucho antes de que lo conozcas, haz una lista de “lo que quieres en una pareja” – por ejemplo: debe tener educación; no debe tener deudas; que tenga estrechos vínculos con su familia; que tenga una carrera; que tenga amor por el espíritu y /o un camino espiritual; con quien se pueda hablar con franqueza y responsablemente acerca de las finanzas; que le guste la música o el arte; Que actualmente no tenga otros gravámenes como esposas o ex-esposas merodeando por allí; que quiera a los niños. Y tan pronto como sientas una chispa de interés hacia ti por parte de un hombre, pregúntale sobre los puntos de tu lista que son más importantes para ti.

Muchas parejas finalmente fracasan porque las dos personas estaban buscando cosas diferentes desde el principio – planifica el futuro, ¡para no ser una más de esas estadísticas.!

Luego realiza una lista de “lo que tienes que ofrecer en una relación”- por ejemplo : “Amor y devoción; una mente clara para discutir problemas; una carrera y la capacidad de mantenerme a mí misma; quiero niños; me encanta la jardinería y la música; inclinaciones espirituales, quiero evolucionar conscientemente, dispuesta a compartir, estar cerca de mi madre, tengo una disposición positiva, atractiva” etc.

Y siéntate y compara tus dos listas – la lista sobre ti y la lista sobre él. ¿Ambos quieren las mismas cosas?; O por lo menos, ¿la mitad de los puntos de ambas listas son compatibles? o ¿estás buscando una figura fantasiosa con atributos muy por encima de los tuyos? o ¿ estás buscando a alguien de carne y hueso que honestamente podría amarte tanto como tú lo amas?

Estos son los hallazgos que recibirás si ‘comparas’ tus listas. Muchas veces nuestro deseo por el ser amado no es ni siquiera nuestro, sino una combinación de lo que los hombres y mujeres de nuestra línea familiar desean. Asegúrate de que la lista de tu próximo ser amado sea exactamente lo que tú deseas – Realízala varias veces, haz varios borradores, puedes borrar puntos y escribir nuevos atributos. Asegúrate de que la lista sobre ti sea realmente sobre ti, que seas honesta contigo misma acerca de ti, que seas sincera sobre lo que escribes, que te conozcas con claridad, porque sólo entonces tú puedes “intentar” o “ensoñar” un tipo de persona nueva en tu vida con la misma claridad.

A continuación, coloca estas dos listas en algún lugar donde las veas a diario con el fin de leerlas, o incluso puedes ponerlas en el interior de tu puerta principal. Y antes de salir cada día, prepárate para presentar tu “mejor nuevo” ser de la lista y las cosas nuevas que estás explorando en la vida hacia adelante. Lee la lista de los atributos de la persona que deseas atraer /conocer de manera que no estés oscilando fácilmente en saber/recordar lo que quieres o buscas.

Varios de nosotros pasamos mucho tiempo deambulando por nuestras vidas en citas – no somos dirigidos o guiados por nuestro ser más profundo, simplemente dando vueltas, sacudidos y confusos de una cita a otra. Sé directa en tu acercamiento en la búsqueda de una pareja, sé activa, ‘intenta’ y “ensuéñalo” sucediendo ¡porque tú puedes!

Y una vez más, a medida que evolucionas en tu búsqueda y tienes experiencias, deja que tus listas evolucionen. Manténlas actualizadas. ¡No busques a alguien que se “ajuste” al viejo tú de hace unos años!

Al salir de tu departamento, sé consciente de quién está en tu entorno a medida que te mueves durante el día. Y no esperes siempre a que alguien venga primero hacia ti; está abierta a la conversación, da la primera sonrisa, sé atenta y ofrece una mano amiga. Alguien responderá.

Las mujeres son ensoñadoras consumadas de este mundo. Aunque no nos demos cuenta, solemos ir con el status quo actual o paradigma al dar nuestro consentimiento. Pero que tal si tomamos las riendas de nuestras relaciones en nuestras propias manos, y las “intentamos” o las “ensoñamos” desde el inicio en lugar de esperar a que nos pregunten o nos inviten a ir a la fiesta de alguien más.

Como dijimos antes, si quieres un nuevo tipo de relación, un nuevo tipo de paradigma para vivir – creada por ti misma, hazlo con la ayuda de otras mujeres con ideas afines. Los grupos de amigas mujeres serán tus mejores aliadas en este momento y posiblemente para siempre. Ustedes tienen algo en común – desean crear un nuevo tipo de encuentros con los hombres – ya sea en el campo del amor, la carrera o amigos – por lo que compartan sus experiencias con las demás, reescriban el consenso existente acerca de las mujeres que sólo se unen para el chisme y la queja.

Desde la perspectiva de Tensegrity®, tu naciste para crear nuevos mundos, aquí y ahora, en este mundo, y para vivir en ellos. Alíneate con el intento más profundo y verdadero de tu esencia / cuerpo energético al intentar a tu pareja, desarróllate a ti misma y tus intereses, continua haciendo amigos varones, deja el sexo para el que sea tu compromiso final en lugar del primero, y cuando encuentres a alguien que te guste/ames continua trayendo cosas nuevas a la pareja con la que deseas compartir.

Una mujer de los medios de comunicación recientemente dijo: “Sé interesado (en los otros, en la auto-exploración, en la vida, en el conocimiento, en la música, en el arte, e la danza) en lugar de interesante (consternado sólo con lo que quiero y deseo).” Amplía tus horizontes más allá de tu actual tú! Después de todo una pareja es sólo eso – no es todo acerca de ti, o de él, sino de construir ese fresco y exquisito “tercer espacio” entre ustedes dos.

Y por último, ¡no esperes a que te pregunten por la danza de la vida – créala, organiza tú misma la fiesta e invita a otros a asistir!

– Renata Murez

Invitación a la Acción: Si llevas a cabo algo de lo anterior por un espacio y tiempo de 3 meses, nos encantaría escuchar los hallazgos de tu exploración. Por favor escribe a: mujeres@tensegridad.com

¿Cómo quitar esta “falsa timidez” y empezar a discutir abiertamente mis preguntas más profundas?

mujer_3

Cuando yo recibí la invitación para unirme al blog de las mujeres , Yo pensé que en el mundo a mi alrededor era casi imposible hablar acerca de aspectos concernientes a la mujer.

Fue muy claramente visible para mí cuando me di cuenta que yo necesitaba un blog “secreto” para discutir temas que parecían importantes para mí.

Me di cuenta que fui criada de cierta forma en la que tenía que esconder de los demás y algunas veces de mi misma , preguntas reales y dolorosas concernientes a las mujeres, su propósito en el mundo, sus cuerpos, sus almas. Vi que estas preocupaciones no solamente eran mías, sino también de las mujeres a mi alrededor.

Me di cuenta que es una tendencia, cierta cualidad de la sociedad que permea todas las esferas de la vida. Las mujeres tienen miedo de discutir lo que se “reprime” porque serán criticadas, ridiculizadas o simplemente “tienen que ser modestas” mantener un bajo perfil.

¿Cómo quitar esta “falsa timidez” y empezar a discutir abiertamente mis preguntas más profundas?

¿Qué es lo que pensaban acerca de esto los videntes del México antiguo?

__________

Amo el que tú hayas llamado a ésto un hábito, o una forma de ser para las mujeres, una “timidez falsa”, porque aunque las mujeres son gobernadas por diferentes hormonas y por lo tanto muestran diferentes atributos que los hombres, el constante estar en “segundo en comando”, en forma conciliatoria, y en un comportamiento sumiso es un producto de cómo fuimos criadas o nutridas en vez de nuestra naturaleza.

¿Porque crees que el arquetipo de las “mujeres guerreras” son tan populares hoy en día?. Ya sea que salgan en cómics, películas animadas, películas actuales o novelas, la mujer que conoce su propia mente habla su propia verdad y está dispuesta a ir por ello y crear un pedazo del mundo con su propio diseño, detona la imaginación de ambos hombres y mujeres por igual. Y es difícil discernir si estas agitantes y estimulantes memorias vienen de nuestro pasado antes del patriarcado o si son puras esperanzas para nuestro futuro.

Independientemente de esto, la sumisión de la mujer es innata y ha sido entrenada. Ha sido pasada desde nuestras bisabuelas, abuelas, a nuestras hijas hasta que finalmente nos ha alcanzado, Y para muchas de nosotras la inspiración de “hacer algo diferente” se ve mirando de cerca a nuestras madres que en algunas o muchas etapas de sus vidas vivieron atrapadas bajo el peso de una mitología que predicaron: tienes que vivir con un hombre que te sostenga; no puedes lograrlo por ti misma con hijos; y donde el más alto grado de satisfacción femenina viene de servir a un hombre y ganar su amor.

Este tipo de vista impuesta, siempre presente y dominante en los medios de comunicación, es la cruz de los problemas de las mujeres, ya que desafían nuestro derecho inmediato y nuestro derecho natural de vivir, prosperar y sobrevivir en nuestros propios términos, y nos persuade a hacerlo asíen vez de hacerlo en los términos de los hombres.

Para salir de ésta cubierta de creencias se necesita una cosa – que te ames a ti misma tanto como necesitas ser amada; que estés dispuesta a tomar la bandera de tu propia vida, de ser responsable de ondear tu propia bandera, y anhelar compartir tu vida con los demás en vez de dar la vida a ellos.

Muchas mujeres modernas tienen indicios de este nuevo estado de ánimo, sin embargo, aún luchan frente a los viejos y todavía presentes paradigmas. Aunque ahora tenemos nuestros propios puestos de trabajo y somos capaces de mantenernos a nosotras mismas y de tomar la decisión propia de tener o no hijos, todavía tenemos miedo de que al ser nosotras mismas significa que no vamos a ser amadas. Esto es el remanente de que nuestras madres y abuelas tuvieron que transformarse a si mismas para encontrar el matrimonio.

Nuestro pasado está aún tan presente en este sentido, y es hora de que nosotras las mujeres nos unamos para avanzar hacia adelante, no en una dirección alejada de nuestras contrapartes masculinas, pero en conjunto haciéndonos mujeres más fuertes que se toman en serio y conociéndonos íntimamente para que, si es nuestra elección, podamos resucitar las relaciones que tenemos ahora, o encontrar y víncularnos con diferentes tipos de hombre y criar hijos nuevos y orientados en forma diferente.

Aunque los videntes del México antiguo, lo que sabemos de ellos hoy, pareciera que se organizaron en clanes o grupos pequeños, encabezados por un solo líder masculino, pero ese no fue el caso.

Esos grupos tenían consistentemente un varón y una mujer líder, o un nagual hombre y una mujer nagual, cuyas diferentes tareas y predilecciones se unieron en apoyo constante y en consideración uno del otro por un objetivo común.

¿Es este un nuevo modelo para nosotros? ¿Y tal vez en cierto modo ya estamos viviendo esto en nuestras vidas?

O podemos educarnos bajo las tribus matrilineales y matrilocales actualmente existentes de Indonesia, India, China, África, América del Norte y del Sur. En éstas la propiedad se pasa de madres a hijas, y los maridos van a vivir con sus esposas, no como substitutos de lo que actualmente tenemos, sino como un despertar de que nuestro paradigma actual es una condición y no la única posibilidad, ni un orden natural predestinado.

Cualquier dirección nueva está acompañada por un grupo de personas con ideas afines inspiradas para actuar.
Así que caminemos juntas en este blog – por nuestra libertad de ideales antiguos a la construcción de nosotras mismas como mejores mujeres con muchas más opciones.

Los científicos sociales señalan que lo que hace que los hombres sean fuertes es que están condicionados desde una edad temprana a formar grupos para hacer deporte, para formar empresas, a conectarse entre sí a través aficiones, y, sin embargo, posiblemente, el único grupo en el que las mujeres participan es el de madres.

¿Hay algo malo con esta situación actual? ¿Las mujeres se han separado conscientemente de otras mujeres y en vez de esto se han puesto a competir unas con otras por un propósito?

Francamente, es difícil de decir. Pero una cosa es segura – la mayoría de nosotras las mujeres nos hemos adherido y posiblemente aún estamos adheridas a este silencioso decreto.

Así que vamos a probar algo nuevo … Vamos a escribir las preocupaciones que podamos tener en nuestras vidas – el desarrollo personal, citas románticas , matrimonio, aborto, hijos – en este blog, de forma anónima, por supuesto, y compartirlo entre la hermandad para nuestro crecimiento y el de cada una.

No tenemos nada que perder … y sólo mucho que ganar …

– Renata Murez