El Coyote

Coyote 1

“Aparté los ojos y vi un coyote que cruzaba el campo en trote calmoso… Recorrió unos cincuenta metros en dirección sur y luego se detuvo, dio la vuelta y empezó a caminar hacia mí. Di unos gritos para asustarlo, pero siguió acercándose. Tuve un momento de aprensión. Pensé que tal vez estaba rabioso y hasta se me ocurrió juntar piedras para defenderme en caso de un ataque. Cuando el animal estuvo a tres o cuatro metros de distancia, noté que no se hallaba agitado en forma alguna; al contrario, parecía tranquilo y sin temores. Amainó su paso, deteniéndose a un metro o metro y medio de mí. Nos miramos, y el coyote se acercó más aún. Sus ojos pardos eran amistosos y límpidos. Me senté en las rocas y el coyote se detuvo, casi tocándome. Yo estaba atónito. Jamás había visto tan de cerca a un coyote salvaje, y lo único que se me ocurrió entonces fue hablarle. Lo hice como si hablara con un perro amistoso. Y entonces me pareció que el coyote me respondía. Tuve una absoluta certeza de que había dicho algo. Me sentí confuso, pero no hubo tiempo de ponderar mis sentimientos, porque el coyote volvió a “hablar”. No era que el animal pronunciase palabras como las que suelo escuchar en voces humanas; más bien yo “sentía” que estaba hablando. Pero no era tampoco la sensación que uno tiene cuando una mascota parece comunicarse con su amo. El coyote en verdad decía algo; trasmitía un pensamiento y esa comunicación se producía a través de algo muy similar a una frase. Yo había dicho: “¿Cómo estás, coyotito?” y creí oír que el animal respondía: “Muy bien, ¿y tú?” Luego el coyote repitió la frase y yo me levanté de un salto. El animal no hizo un solo movimiento. Ni siquiera lo alarmó mi repentino brinco. Sus ojos seguían claros y amigables. Se echó y, ladeando la cabeza, preguntó: “¿Por qué tienes miedo?” Me senté frente a él y llevé a cabo la conversación más extraña que jamás había tenido. Finalmente, me preguntó qué hacía yo allí y le dije que había venido a “parar el mundo”. El coyote dijo “¡Qué bueno!” y entonces me di cuenta de que era un coyote bilingüe. Los sustantivos y verbos de sus frases eran en inglés, pero las conjunciones y exclamaciones eran en español. Cruzó por mi mente la idea de que me hallaba en presencia de un coyote chicano. Eché a reír ante lo absurdo de todo eso, y reí tanto que casi me puse histérico. Entonces, la imposibilidad de lo que estaba pasando me golpeó de lleno y mi mente se tambaleó. El coyote se incorporó y nuestros ojos se encontraron. Miré los suyos fijamente. Sentí que me jalaban, y de pronto el animal se hizo iridiscente; empezó a resplandecer…”

–Carlos Castaneda, Viaje a Ixtlán

Coyote 2

Cuando entramos en estados de silencio y conexión con todo podemos tener una comunicación extraordinaria con otros seres, los animales y dejar que nos enseñen un poco de su mundo.

Disfruten este video e imágenes. ¿En qué momento han tenido ustedes una comunicación parecida con algún animal?
https://www.youtube.com/watch?v=bqrooftiDo4

Esta es la exploración que vamos a hacer en nuestro próximo seminario:

FLUIDEZ: EL ARTE DEL NAGUAL
Un Seminario de Tensegrity® y Theater of Infinity®
4 y 5 de junio – Ciudad de México

Pases Mágicos · Teatro del Infinito · Ensueño
PRÁCTICAS DESARROLLADAS POR CARLOS CASTANEDA

Más información

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *