Sentir este sueño de que la Tensegridad es parte de mi vida diaria

Sentir este sueño

Organizar mi vida a través de la Tensegridad me ha dado la oportunidad de vivir con una eficiencia que en estos momentos es muy palpable en mi vida cotidiana. A través de las herramientas de los pases mágicos, la recapitulación, los ejercicios de acecho y ensueño he podido darme cuenta con mayor claridad qué es lo que realmente quiero y me apasiona y he podido encontrar los pasos para vivir mis sueños, y a través de ellos experimentar estados de realidad no ordinaria.

Una de las situaciones en donde ésto ha sido muy evidente comenzó a suceder cuando decidí regresar a la Universidad para estudiar lo que me apasiona y complementa mi trabajo. Comenzó como un sutil comentario de uno de mis grandes maestros, quien me sugirió platicar con la directora de carrera en la Universidad. Platiqué con ella y me dijo que para mí sería muy fácil ingresar si me lo proponía y que incluso podría ayudarme a revalidar algunas materias.

Inicié el proceso de revalidación y conforme lo hacía me di cuenta de que mi sueño era estudiar y comprender con profundidad temas que alguna vez ya había estudiado pero ahora desde este lugar donde siento un deseo muy grande de comprender todo lo referente al conocimiento, no solamente para “pasar” y obtener un papel donde dice que soy apto; entonces hice el proceso de revalidación por puro trámite pero en realidad yo quería cursar todo bien de nuevo . Esta decisión me llevo a un estado donde pude observar como los elementos correspondientes a esta decisión se iban conjuntando, tales y como el apoyo de varias personas, el acomodo de situaciones y de tiempo; mi trabajo se ajustó de tal forma que me permitió realizar las dos actividades en conjunto, algo parecía ir hilando los eventos.

No era como que las cosas sucedieran solas por arte de magia, me di cuenta de que era claro que en cuanto ponía mi determinación y me enfocaba en la sensación interna de cumplir este sueño desde un estado de gozo recibía la ayuda necesaria que acomodaba todo, desde que mis horarios en la escuela fueran los adecuados para poder asistir sin preocuparme de mis otras actividades, desde la forma en que encontré las rutas más eficaces para llegar a la Universidad en tan poco tiempo (mucha gente se asombra cuando les cuento a donde voy porque está prácticamente del otro lado de la ciudad) y sobre todo de saber obtener lo mejor de cada profesor y aprender cosas muy valiosas .

En gran parte este camino lo he recorrido con la ayuda de las herramientas del acecho ya que en varias ocasiones me preocupaba si iba a ser posible que lograra ingresar o qué tal que “yo ya no podía porque tengo que trabajar” o que de plano iba a fracasar “porque mi momento ya había pasado”, pero en cuanto me sacudía esto –al escribirlo y con los pases mágicos– me conectaba con el silencio, entonces entraba en un estado que no había experimentado con tanta claridad y duración: el de que no me importaba el resultado, no importaba si salía bien o salía mal la cosa. Comencé desde el primer día pensando “si ya llegué hasta acá entonces voy a dedicarme a disfrutar el viaje” y entonces lo que sucediera era un logro.

Pude notar, entonces que hay algo que nos ayuda, empecé a sentir por un lado el gozo de tener el apoyo del infinito y por otro el gozo de vivir estos estados de asombro y de soltura de este camino con corazón, de sentir este sueño de que la Tensegridad es parte de mi vida diaria.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *