Aprendí a borrar el no se puede de mis memorias